La decisiva actividad creadora de innovadores del sector sideromecánico en Contramaestre, Cuba, da vida actualmente a equipos obsoletos y garantiza la vitalidad de la economía ante la escasez de piezas de repuesto, imposibles de adquirir en mercados extranjeros a consecuencia del recrudecido bloqueo norteamericano contra Cuba.

Aportes extraordinarios a favor de la carpintería metálica destinada al programa de la vivienda y otras obras de beneficio social en varios territorios del Oriente de Cuba, son evidentes en el Taller de Componentes Industriales “Pedro Alcides Heredia” de Contramaestre.
En esta fábrica,  las inventivas de Luis Mariano Guerrero Navarro, obrero ya jubilado, contribuyen a la vitalidad del proceso productivo para oxigenar la economía de la industria sideromecánica en Cuba.